Lo positivo de SOPA y PIPA

¿Positivo? No hay nada de positivo en ellas. Lo positivo es lo que resulta por las consciencias que despierta.

Si volteamos a ver qué hay realmente de valor en tantísima basura no reciclable que nos quieren recetar tanto en la TV como las compañías de dizque música y de dizque películas y dizque de entretenimiento, notamos que más nos valdría distinguir entre sus porquerías con Copyright y toda la gran cantidad de creatividad y con DERECHOS DE AUTOR pero sin el sentido miserable ese de “si lo quieres copiar me debes pedir permiso y pagarme”

Un ejemplo es André Rieu que sin ningún problema obsequia clips de sus trabajos y por otra parte vende otros incluyendo sus conciertos en vivo (¿tienes que ir a Viena para verlo?, ¿tienes que aguantar que te traten como rebaño y te aprieten en un estadio? Mira cómo trata André a sus expectadores; no aceptes conciertos basura de menor calidad, verás que PURIFICAS el arte: http://www.youtube.com/watch?v=OECt2bErTFk o bien http://www.youtube.com/watch?v=b65RTb8hsfo).

Si no fuera por los trabajos obsequiados, sería mucho menos conocido. Verás que a pesar del esmero de los que gustan de la descalificación, André y su “Johan Strauss Orchestra” NO son el “Richard Claiderman” de la música clásica.

Otro es Craig Duncan , un músico de cualquier ranchito que gracias a que obsequia clips de su trabajo en Youtube y no anda chillando porque no le pagaron un royalty, ha vendido muchos más discos y muchos más libros y muchos más conciertos en vivo.

Vender algo de valor, nunca ha sido problema cuando tiene realmente valor.

La verdad es que hay muchos mejores músicos desconocidos vendiendo bien y ganando fama, gracias a que han regalado muestras de su trabajo como Jimmy , Vanilla Mood, Stevie Riks , Zane Charron contrastando con muchos famosos realmente mediocres que exigen que se les pague por todo.

Le haríamos mayor bien a la humanidad si simplemente volteamos hacia un universo más rico donde tenemos la libertad de fomentar la creatividad de mejores personas no solo en la música, sino en cualquier disciplina.

Claro hacer eso demanda de nosotros un valor especial: Apreciar con sinceridad y no por moda. Aprender a reconocer lo bueno por su valor propio y no porque otros dicen que “es lo de hoy” o “eso es bueno” o porque “aparecen en todas las revistillas”.

Y para poder reconocerlo necesitamos tantita formación, tantita educación en el tema.

Es lo lógico: ¿queremos mejores cosas, mejores servicios, mejor todo? Necesitamos entonces criterio para distinguirlo.

¿Cómo distingues una buena escuela? ¿Por lo que cuesta? ¿Por el género de gente asociada a ella? ¿Porque gracias a ella hay más personas valiosas, creativas y constructivas?

Ahora cambia la palabra “escuela” por cualquier otra cosa y tienes una fórmula sencilla para aplicar cotidianamente y distinguir mejor qué quieres para tí, tu entorno y tu planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s