Somos la destrucción

¿Y ahora qué le picó a este loco? Nada para alarmarse, es una reflexión obvia para quienes están leyendo la tendencia cotidiana de los “Estados Unidos de Europa” y el desvanecimiento de la libertad y democracia en todo el mundo, la creciente estupidización a través de la TV e incluso de canales en internet ya fuertemente invadidos por esa hambre de control masivo de las mentes que no aciertan a encontrar su propia utilidad en la solución del caos cíclico que parece ser inherente al ser humano.

Pero no lo es tan obvia para los que aún no encuentran su camino y siguen perdidos en las modas vanas que en nada ayudan a mejorar la situación.

¿Bueno pero cuál situación?

Un poquito de perspectiva para ubicarnos más fácilmente.

Este planeta con 4.5 mil millones de años de existencia, vio aparecer al ser humano -se dice- hace 1 millón de años. Para ese momento ya habian pasado poco menos de 300 millones de años desde que había terminado el período Carbonífero, el cual se estima que duró unos 50 millones de años, tiempo durante el cual, nacieron y murieron árboles y vida diversa que quedó sepultada y que hoy alegremente explotamos en forma de Combustibles Fósiles de todo tipo.

Fuente: Geocraft

Lo que a la tierra le tomó 50 millones de años en producir hace casi 300 millones de años, nosotros nos los agotamos en escasos 200 años.

La tierra da y da, pero nosotros destruímos y destruímos. Si tenemos la posibilidad de comer una manzana, mejor las cortamos por toneladas, las hacemos puré, le agregamos venenos (porque eso es un conservador, un veneno para que no crezca más la vida ahí) y luego los vendemos en aquellos lugares donde hemos erradicado la vida silvestre, donde sólo deben habitar personas, perros, gatos y claro, ratas, cucarachas y demás bichos que se alimentan de la basura que somos expertos en producir de la manera más bestial.

La basura no existía en la Tierra, hasta que llegamos nosotros. Bueno no exactamente cuando llegamos, sino cuando se nos ocurrió que ERAMOS INTELIGENTES y con ESA INTELIGENCIA, comenzamos a matar, a acaparar desmedidamente, a depredar, a hacer centros poblacionales historicamente creadores de pestes, de crímenes y de los males que nos aquejan.

Uno de esos centros es Bruselas y otro es Washington. Otro es Londres y aśi por el estilo. Las maquinaciones más perversas de LA INTELIGENCIA humana salen de ahí. para inyectarse o inocularse en el resto del mundo como si estas directrices fueran probadamente UTILES para la humanidad y el planeta.

El ser humano lleva siglos demostrando que cada vez que se le ocurre concentrar el poder en un grupito de personas que son una minoría, SE PRODUCEN LOS MÁS GRANDES daños al resto de la gente y al planeta.

Las clases de historia pasan de noche para la mayoría de los alumnos. La excesiva importancia de las fechas y los nombres, hace perdedizo el sentido de la historia. Claro que importan las fechas y los nombres, pero es secundario al mensaje de la historia: SOMOS UNOS BRUTOS y lo somos tanto QUE REPETIMOS LA MISMA ESTUPIDEZ siglo tras siglo.

Las abejas y las hormigas con aparentemente menos inteligencia logran mejores resultados que nosotros. Y nosotros ni con los premios Nobel, ni con el ISO-9000 ni mucho menos el 14000, hemos hecho mejora alguna de la segunda guerra mundial a la fecha.

Los aparentes avances tecnológicos contrastados con el aumento de enfermedades, pobres niveles académicos y la degradación socioeconómica mundial, nos dicen a gritos que de nada sirve tanta tecnología si estamos peor que antes.

Ok, gracias a la tecnología podemos leernos, pero los que leemos temas así, somos tan poquitos comparados con los que van a bloguear tonterías e insultos en ese lugar virtual tan concurrido que ni hace falta mencionar.

Bueno ya despotricamos, ¿y eso qué, ahora qué? Pues la solución ya estaba dada capítulos antes. Una solución que por más que tratamos de hacerla pasar de moda -si es que acaso fue una moda- no deja de regresar con insistencia para gritar que no es moda, sino es el principio mismo de la vida.

El cuidado. El algoritmo aquel de que una persona cuida a 2 y cada una de esas 2 cuida a otras 2, pero que de veras cuida y se coordina, nos demostraba que cualquiera que ayuda acabaría ayudado por al menos 2 personas. Llamémosles los “adoptados”.

Si nadie nos ayuda es por una simple razón: ESTAMOS OCUPADOS DEPREDANDO y destruyendo y eso incluye la apatía y también el “hacer nada”, porque demandamos insumos sin colaborar en nada constructivo.

Mientras eso hacemos, los bichos “no inteligentes” como escarabajos, abejas, hormigas, bacterias, ELLOS sí colaboran AL SANEAMIENTO y riqueza natural del planeta. Mientras ellos limpian, nosotros insistimos en ser EJEMPLO de inteligencia y tiramos tóxicos y basura a ríos, lagos, tierra, mar y aire…y al espacio.

Y de paso envenenamos a otra gente a través de pobres planes educativos y pobre programación de TV y sitios en internet, revistas de lo más chafa que en nada ayudan a la superación de nuestras aparentemente innatas deficiencias como los seres más destructivos de esta Tierra.

La reflexión no es para deprimirnos, sino para tomar acción. La depresión debería ser el resultado de la no acción, de la mofa y de la mediocridad, de la indolencia y de la apatía.

Distinguir entre un apático y uno que toma acción no requiere reconocimientos ISO ni certificaciones. Es obvio quién es el fanfarrón, quién es el flojo y quién actúa en bien de sus 2 amigos “adoptados”.

No requerimos acta constitutiva, ni cooperaciones en dinero. Eso es para un momento ulterior, cuando la cohesión social es clara y la confianza se ha recuperado, una tarea aparentemente muy distante en el tiempo del lugar en que nos encontramos hoy, sin valores, sin principios y sin embargo con un cúmulo de conceptos “basura” como el post-modernismo que en nada ayuda a las definiciones claras que los bichos de la Tierra sí tienen muy claros aunque sea genéticamente.

Para el bicho de la Tierra, digamos el escarabajo pelotero (el que procesa el excremento), no existe el post-modernismo que le dicte aberraciones como esta: “…mmmm, hoy quisiera no procesar popó, sino peras…en mi modo de ver, las peras son más lindas…”

El escarabajo pelotero tiene un principio y una norma de vida que sin ella, se desarticularía la vida.

SOLO NOSOTROS, “los seres superiores”, podemos desarticularnos de la vida por razones de moda y capricho que todavía -para no decirle capricho- re-bautizamos con nombres rimbombantes como post-modernismo.

Nos hace falta sacudirnos la tontería y ubicarnos como parte de la creación en lugar de seguir desfilando orgullosamente como parte de la destrucción.

Anuncios

2 Respuestas a “Somos la destrucción

  1. Excelente articulo y qué tan cierto, “Las abejas y las hormigas con aparentemente menos inteligencia logran mejores resultados que nosotros.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s