Dinero que PODRIAMOS ganar

El sicario protege al que vende droga.  El que vende droga genera derrama económica y produce ventas en empresas que no tienen ningún interés en saber de dónde viene el dinero, pero el caso es que gran cantidad de gente inocente come del dinero de la droga.

Al Cesar lo que es del Cesar.  No solo el dinero de la droga es inmoral.  También el dinero que viene de publicidad sobre tantísima basura contaminante, alimentos con infimo valor nutricional que son al final engaños a la gente, con valores éticos más degradantes que la misma droga.

Atraer a personas con talk shows, telenovelas que invaden y distorsionan el sentimiento de muchas mujeres -y también niños, niñas fundamentalmente- son el gancho que por décadas la TV ha utilizado para justificar venta de publicidad basada en un rating verdadero de consumidores estupidizados, ¿acaso mucho más incapaces de razonar que un adicto a la cocaína?

Los orígenes del dinero son por lo general cuestionables y para que verdaderamente esto cambie, la sustentabilidad y la creación de orígenes más sanos del dinero, incluyendo simples trabajos dignificados y bien remunerados, son un negocio inimaginable para los empresarios y gobiernos hoy estancados en las formas antiguas de generación de riqueza,  llamadas en su conjunto neo-colonialismo.

El neo-colonialismo consiste en producir lo que sea,  pero la clave está en pagar miserias y ganar ya no de la producción misma, sino de quitarle su ingreso “suficiente” (123 constitucional)  al trabajador.  Suena feo y seguramente muchos empresarios ni lo ven así.  Ni planean conscientemente dar una mala vida al trabajador.  Sólo se alinean en la borregada mundial que hace lo mismo.  “El salario imperante en la economía es tal y si te alcanza o no ya no es asunto mío“.

El mismo petróleo es un ejemplo de este embotamiento de la mente pseudo-empresarial.

Hoy calculamos el precio del petróleo con tan solo los costos y gastos de sacarlo de la tierra.  Pero hay un costo que no es humano, que es prehistórico y que representa el haberle metido al petróleo su potencial energético.  Y no lo contamos porque los dinosaurios, plantas, árboles y bichos muertos y aplastados a través de los millones de años, no nos pasan factura por su “mano o pata de obra”.  Sólo las personas cobramos, ni las piedras y los troncos cobran nada.  Y la verdad que lo que cobramos, lo gastamos y nos convertimos en “mercados de consumo” importantísimos para cualquier economía.  Así es que por error definimos la mano de obra como costo y no como un fondo de inversión en mercados sanos y fuertes.

Pues bien, hoy tenemos la oportunidad de generar mano de obra para inyectar energía en cualquier mecanismo que se nos ocurra.  Tal como si la tomáramos del sol o del viento y la metiéramos en algún medio.  Justo como la pre-historia vino a meter energía al petróleo, pero con la diferencia de que ahora nos pagarían por hacer ese trabajo y decenas miles de empresarios ganarían un dinero QUE HOY NO SE GANAN porque están extraviados en las formas neo-coloniales.

Visualicemos la generación de energía directamente de viento a electricidad, con la derrama económica en la fabricación e instalación de aerogeneradores.  No cuento los servicios de distribución de energía porque esos ya existen.  Sólo enfoquémonos en lo que NO SE ESTÁ HACIENDO y donde nadie está ganando.  Energía acumulada en hidrógeno, celdas electroquímicas, presión, energía potencial en presas con agua bombeada por viento, etc.  Dinero no ganado, esperando ser generado…con trabajo que hoy no se hace.

La clave en el desarrollo de esas actividades es no subvaluar la mano de obra, porque en la medida en que la subvaluemos, nos disparamos en el pie:  (1) el PIB sería mínimo, los impuestos y las utilidades asociadas serían bajas también. (2) la capacidad de mercado de consumo es desperdiciada al crear grupos de personas sin poder adquisitivo.  Tampoco se trata de sobre-valuarlas porque luego distorsionan la estructura económica y desequilibran el resto de la economía.

Se trata de un problema de “división del trabajo”.   Cuantificar lo que el sector energético debe representar en el total de la economía de un país y dividirlo en pedacitos de modo que los puestos de trabajo más modestos sean pagados a no menos que 1 canasta básica, cosa que son entre 20 y 25 mil pesos.

Pero hay otras actividades hoy no consideradas como tener verdor.  No sabemos realmente por qué necesitamos verdor en el medio ambiente.

Además de bonito de atractivo turístico, de generador de lluvias, de protector de los acuíferos. el verdor es generador de oxígeno.

Eso ya lo sabemos pero no lo entendemos.  Sentarse bajo un árbol es una terapia de salud increíble.  Respirar aire limpio con su oxígeno fresco es un alimento invaluable que hoy es dificil de adquirir en una ciudad con smog.  Previene enfermedades y cura otras ya existentes.

Además, el verdor alberga biodiversidad, cadenas alimenticias, descomposición de desechos animales y vegetales, fertilizantes naturales y muchísima celulosa que es energía, que es leña, que es calor, es ahumado para platillos deliciosos.

Las raíces de los árboles son molinos naturales de piedra y generación de suelo fértil.  Las mismas raíces son plantas químicas que producen miles de cosas.  Y desde luego, el reino vegetal es fuente de sustancias nutritivas, curativas y todo lo de más que es más comunmente sabido.

Es decir.  El verdor es una fábrica de cosas SIN MANO DE OBRA.  Transforman sol, agua y CO2 en oxígeno, celulosa y riqueza en general que es dinero y que el ser humano no puede producir.  O sea, hay un billetote en el verdor por donde quiera que se le vea, que hoy no nos estamos ganando.

La sustentabilidad da mucho dinero y riqueza minimizando la cuestión sobre el origen del dinero.  Alguien no está llevando el mensaje correcto a inversionistas, políticos y jefes de Estado, sobre la importancia económica de la sustentabilidad.

La Sustentabilidad tiende a ser vista como ecología snob, temas para locos o marihuanos, entretenimiento para ilusos y soñadores.

Pero la Sustentabilidad es un asunto de negocios, de mercados, es la oportunidad para re-estructurar economías como nos gustaría que fueran.

Los que hoy mueven el pandero político mundial, nos han querido acostumbrar a que los precios suben y bajan, que hay incertidumbres, volatilidades y eventos como guerras y conflictos que son el caldo de cultivo ideal para el especulador.

Pero quien haya sembrado 1 hectárea de lo que sea, sabrá que con todo y las incertidumbres en el clima, la tierra acaba dando una producción razonable y no es tan incierta ni tan volatil como nos han querido hacer creer.

La Ley General de Salud permite producción, venta y consumo de drogas, estupefacientes y psicotrópicos con fines de investigación.  ¿qué acaso no quisiéramos saber por qué la gente se droga para buscar soluciones y remedios?  Cuando menos 1 gramo diario para un 0.5% de la población nacional significan 1×0.5/100×120,000,000 x365 días=  219 toneladas de droga x 50 pesos el gramo = 10,950 millones de pesos anuales, que es un quinto del presupuesto de marina + ejército juntos y de lo cual ni cobramos impuestos ni generamos empleos dignos no solo para comerciantes, sino para investigadores, médicos y para resolver problemas de adicciones, muy ligados a problemas sociales.

Al final los gringos se consumen la droga, la pagan bien y no tiran balazos.

Pero aún eso es innecesario porque cuando vemos al consumidor, cuando no se esconde, se le puede ayudar médicamente para ir bajando o sustituyendo su consumo con mejores soluciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s