Desde agotar los acuíferos hasta volverlos manantiales

Los departamentos de obras públicas, manejan un NUMERITO, en sus planos que indica la DENSIDAD DE POBLACION. En los ranchitos, pueblitos o comunidades tradicionalmente campesinas o agropecuarias, la cifra es de 50 habitantes por hectárea y menos. Mientras que en lugares dentro de la “mancha urbana”, este numerito es de cuando menos 400 habitantes por hectárea. Basta meterse al Google Maps (http://maps.google.com) para mirar el D.F. Guadalajara y así, asegurándose de que estemos viendo la mancha urbana a la misma escala.

Sin despreciar las ingeniosas medidas para ahorrar agua, el problema de la escasez del agua no es un mal en la población, sino en la autoridad municipal o delegacional, que sólo ven sus ingresos y buscan AMONTONAR la máxima cantidad de gente “posible”. Pero esta cifra ya la excedieron TODAS LAS CIUDADES HACE MUCHO.

Verán unas camionetitas que dan servicio a pozos de agua. Ellos podrán conformarle a quien les pregunte, cuánto han bajado los espejos de agua de los pozos en los últimos 20 años.

La ciudad de San Juan del Río, Querétaro por ejemplo con densidades de 400 habitantes por hectárea ha hecho descender sus espejos de agua desde 40 hasta 120 metros de profundidad en tan sólo 15 años, mientras que en comunidades vecinas cuya densidad no ha variado y sigue en 50 o menos, el nivel de agua sólo ha bajado 2 metros (de 40 a 42 metros en el mismo lapso de tiempo).

La densidad promedio del país es de 0.6 habitantes por hectárea de modo que nuestra dinámica de asentamientos es realmente absurda. El tema de la posesión o tenencia de la tierra es salvable. Todo mundo quiere hacer el mejor uso de su tierra y de ser posible que ésta siga redituando perpetuamente. Es un sueño dorado y tan posible como lo querramos decidir.

¿Por qué la tierra agrícola puede producir 6,000 o 600,000 pesos anuales por hectárea, la renta de una casa de 200 metros puede producir 60,000 anuales más predial y una casa vendida sólo produce impuesto predial más plusvalía y sin embargo las tierras ociosas no producen casi nada?

La solución es un modelo negociable. Primero hagamos el catálogo de posiblidades, todas factibles para cualquier individuo. Habrá quien quisiera vivir y trabajar en pleno campo, pero productivo. Quien quisiera vivir en la cuadrícula urbana llena de piedra, concreto y metal, pero sí con arbolitos, paseos acuáticos y una arquitectura floreciente y dinámica, pero definitivamente no mal hecha. Quien quisiera un poquito de ambas y compartir la vida en ambas zonas o en más. Hasta ahí no vemos nada complicado, todo es querer hacerlo y estar dispuestos a comprometernos con nuestros objetivos y con respetar los objetivos ajenos. Esto incluye nuestra existencia cotidiana haciendo lo que sea: estudiando, trabajando, esparciéndonos.

Entonces ¿por qué tenemos tanta tierra ociosa que A NADIE BENEFICIA, que limita los que quisieran ver ahí algo, como a su actual propietario quien no gana nada?

Estiman los agrónomos que 40 metros cuadrados de invernadero (6 x 7) producen 3 kg de material (más que suficiente para una familia de 5) comestible diariamente, que son 1 tonelada anual y 19 toneladas de materia vegetal que regresa a la tierra o puede alimentar otros seres, de modo que para un proyecto de autoconsumo vegetal, son necesarias 2 hectáreas por cada 500 familias o 2,500 personas. Si dejamos 4 hectareas para generación de alimentos y a esas 2500 personas las ubicamos en una zona de modo que la densidad no exceda 50 por hectárea, necesitaríamos 50 hectáreas, redondeemos a 100 hectáreas por cada 2500 habitantes, dejando la densidad en = 25 por hectárea, que incluya el area habitacional y el area de producción de alimentos, educación, esparcimiento y establecimientos comerciales. De entrada, la autosuficiencia produce desahogo en problemas de vialidades, transportación, tráfico y conflictos diversos, así como la despresurización del acuífero y las descargas en drenajes y basura, lo que vuelve su manejo y problema divertido (ningún problema)

Recordemos que la densidad promedio en México es de 0.6 (120 millones de habitantes entre 200 millones de hectáreas) = 0.6 de modo que luego de usar 100 hectáreas por cada 2500 habitantes, ocuparíamos: 120,000,000 habitantes en México, divididos entre 2500 unidades de 100 hectáreas = 48,000 unidades con superficie total de 100 x 48000 = 4,800,000 hectáreas, lo que significaría que todavía tendríamos TIERRA OCIOSA POR 195,200,000 hectáreas. (1 km cuadrado = 100 hectáreas, de donde los 2 millones de km cuadrados de territorio que México tiene, se traducen en 200 millones de hectáreas). Estaremos resolviendo problemas con tan solo 4.8/195.2 = 2.45% del territorio. El restante 97.55% es para exportar nuestra calidad sin pesticida, con mano de obra valiosa (no barata) a donde se quiera algo NO CHINO. Al fin un país que da alternativa: “estoy harto de lo chino chafa”. Bueno aquí hay algo no chafa y hecho con esmero y cariño por el trabajo del hombre. Y lo más escencial: sin incurrir en esclavitud, ni explotación del ser humano ni colonialismo!!!.

La viabilidad de un proyecto similar es total. Imaginemos cómo distribuir 48,000 unidades producto-habitacionales-turísticas-esparcimiento (LLAMEMOSLAS PROHATURES!!, en lugar de ciudades) a lo largo y ancho del País.

Hoy sólo conocemos las clásicas MEXICO, GUADALAJARA, MONTERREY, PUEBLA. No las planeamos. Fue inercia pura. Por tanto CAOS. Eso dice la teoría. La realidad lo comprueba. Son caos con todos los males que ocupan la problemática citadina diaria: CAOS.

Si no planeamos, hay caos. Esa es la lógica comprobada de causa a efecto.

Bien imaginémos que ya tenemos nuestras 48,000 “prohatures” operando. Las ciudades arriba listadas entrarán a reconstrucción y generarán empleo sin lugar a duda. Los bienes inmuebles poseídos se cambian por bonos en bienes raíces y por efectivo del banco de México para ser usados en la reconstrucción misma y todo mundo tiene 1/5 de hectarea (2000 metros cuadrados, donde habitan 5 personas por casa) para su vivienda ubicada en las prohatures, construída bajo normas de máxima calidad porque lo que buscamos es el máximo empleo y la máxima derrama, plusvalía en todos los aspectos. Dejemos que la vivienda ya no cueste tenerla, pero que sí cueste mantenerla. Que genere derrama mantenerla: COMPRARLE MUEBLES, PUERTAS, ETC, pagar impuestos, etc. Desde ahí DARIA GUSTO PAGAR IMPUESTOS, cuando se recibe un bien tal sin dar ENGANCHE.

¿De donde salen los fondos? De la nación. Nos pagamos nuestras cosas con trabajo. Tenemos un territorio que respalda moneda, pero al agregar trabajo, generamos cosas como esas casas e invernaderos que representan el valor del trabajo lo cual respaldará cualquier moneda emitida de origen respaldada con territorio y que ahora quedará respaldada con lo ya construída.

De manera que la emisión basada en territorio es una especie de crédito puente en lo que la nueva riqueza es generada. Es más, si quieren pídanle a Rothschild permiso y démosle 5% por dejarnos trabajar. Lo malo es no querer emprender nada como nación.

Eventualmente nuestra producción básica con el 2.45% del territorio necesitará ponernos a trabajar en el otro 97.55% del territorio para ofrecer bienes exportables y excedentes, pero ya no basados en aquel antiguo paradigma de NUESTRA MANO DE OBRA BARATA.

La mano de obra fue considerada como COSTO equivocadamente. Ok, en el día a día se etiqueta como costo. Pero en un medianísimo plazo, la mano de obra es nuestra INVERSION en mercado!!!. Se nos dijo que el mercado es una “mano invisible”, pero no se nos enseñó como SEMBRAR EN BUENOS MERCADOS, cómo CULTIVAR LOS BUENOS MERCADOS. Creemos que con publicidad vamos a vender; y no. Vamos a vender con PODER ADQUISITIVO!!! Una vez que sabemos que hay poder adquisitivo, la orientación que pueda dar la publicidad y la educación, llevarán a guiar los consumos.

Definitivamente la publicidad y todas las disciplinas deben reorientarse a una economía nueva y propia. No podemos soñar con usar las recetas Estadounidenses para México porque sencillamente no tenemos hábitos de consumo ni cultura similar. La dieta especial del mexicano. La casa habitación hecha de ladrillo y no de madera más todo lo que sea que decidamos que es nuestra forma de vida, ha de normar nuestro propio mercado, nuestra educación y valores nacionales para bien de nuestra sociedad y economía propia.

El estadounidense hizo SU cultura y su forma de vida de acuerdo a su herencia y tradiciones. Nosotros nos convulsionamos entre tradiciones, malas imitaciones y copias mal entendidas. Ya es hora de definir bien lo que es nuestro SISTEMA PROPIO y que nuestros ECONOMISTAS tejan una economía propia con reglas quizá no tan alejadas de lo que estudiaron.

La desregulación de los mercados es quizá muy tentador. Pero cuando desregulas sin educación, suceden cosas como las que ya sabemos: El estadounidense desregulado con aumento en la demanda, AUMENTA LA PRODUCCIÓN Y AUMENTA EL EMPLEO. El mexicano desregulado en cambio, AUMENTA EL PRECIO!! , genera inflacion y nuestros ECONOMISTAS resuelven según ellos recortando el circulante, más no pensando en educar a los agentes de la producción.

Las recetas económicas importadas seran modernas, pero llegaron al terreno equivocado. Si queremos que al aumentar demanda aumente la producción y no el precio, necesitamos gente educada para actuar bajo esos principios pero además, necesitamos toda la cadena de servicios financieros ágilmente eslabonados para canalizar flujos de dinero a las actividades productivas. Necesitamos que la población tenga satisfactores claros que eviten que esos flujos de dinero destinados a la producción, vayan a parar al lugar equivocado, como ya aprendimos que hacemos ante nuestras carencias de toda la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s